¿QUIERES CONTACTAR CON NOSOTROS?
Información y Contacto:
Benamahoma durante la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1931) y su constitución en Entidad Local Menor.

Con este artículo se pretende realizar un breve recorrido histórico por lo que supuso la Dictadura de Primo de Rivera en Benamahoma, centrándonos en un hecho fundamental para la historia de la localidad: la constitución en Entidad Local Menor durante la etapa primorriverista.

Apuntes históricos sobre la Dictadura de Primo de Rivera en Benamahoma.

La llegada de Miguel Primo de Rivera al poder tras el golpe de Estado del 13 de septiembre de 1923 no significó, al menos para la provincia de Cádiz, la ruptura con las «élites políticas de la etapa constitucional» y por tanto la supervivencia del sistema caciquil de la Restauración. La medidas regeneracionistas tomadas para abrir una nueva etapa política en España cayeron pronto en el olvido y los resortes del poder fueron ocupados de nuevo, salvo excepciones, por los «viejos políticos». Entre las nuevas medidas que tomó el dictador estaba la disolución de los ayuntamientos provenientes de la etapa anterior, así como la creación de un partido único impulsado desde el propio seno de la dictadura, la Unión Patriótica (U.P.) y su brazo armado, las milicias del Somatén, que actuaban como refuerzo de las autoridades para conservar el orden público y la «buena ciudadanía»(La Unión Patriótica se creó a principios de Abril de 1924, uno de los ideólogos fue el poeta gaditano José María Pemán Permartín).

En Benamahoma la U.P. fue constituida por el delegado gubernativo de Grazalema, capitán de artillería, Luís de la Revilla y de la Fuente junto a José González García, primer jefe local del comité de la U.P. José González renunció al cargo en 1927 por motivos de salud, falleciendo en 1928, siendo sustituido por Fernando Fernández del Castillo que actuaría también como presidente de la Junta Parroquial. Como secretario de la U.P. actuaba Francisco Mesenguer Pérez. Desconocemos por ahora el número de afiliados que llegó a tener la U.P. en Benamahoma, pero entre otros, pertenecían al partido único Antonio Mesenguer Barceló, Francisco Ramírez Ruiz, Vicente Jiménez, Plácido Horrillo, el propietario Antonio Chacón Sánchez, el industrial Martín Calvillo Jiménez, el guarda forestal ubriqueño Francisco López Rubiales, el maestro nacional, natural de El Bosque Diego Rodríguez Rodríguez, y los hermanos Juan, José y Manuel Castro Rodríguez.

En mayo de 1925 el jefe del Somatén, marqués de Bonanza, y el ideólogo de la U.P., José María Pemán, realizaron una serie de actos en la Sierra gaditana para promover la organización del Somatén en la comarca. El 14 de ese mismo mes participaron en una conferencia en Grazalema para fomentar la milicia. En julio de 1928 los somatenistas de Benamahoma recibieron la visita de capitán auxiliar del Somatén del distrito, Luís Álvarez de la Nieta, que estaba en viaje de inspección y propaganda por varios pueblos de la Sierra. A principio de 1929, la fuerza del Somatén estaba constituida en Benamahoma por 26 somatenistas, siendo cabo de barrio del Somatén el industrial José Castro Rodríguez.

El 9 de septiembre de 1928 estaba previsto en Cádiz un homenaje al dictador Primo de Rivera. En Benamahoma se comenzó a trabajar en este agasajo en el mes de julio. Así, se creó una junta local para el homenaje a Primo de Rivera presidido por Fernando Fernández del Castillo, con el maestro nacional Diego Rodríguez Rodríguez como secretario y el cabo del Somatén José Castro Rodríguez de tesorero. Como vocales de dicha junta actuaron Antonio Chacón Sánchez, Martín Calvillo Jiménez, Francisco López Rubiales y Juan Castro Rodríguez. El 9 de septiembre estuvo presente en Cádiz para rendir homenaje a Primo de Rivera una comisión de Benamahoma compuesta por el jefe local de la U.P., Fernando Fernández del Castillo, el cabo del Somaten, José Castro Rodríguez y los afiliados a la U.P. Francisco Ramírez Ruiz y Antonio Chacón Sánchez. El 13 de este mismo mes había convocado otro homenaje, a escala nacional, en Madrid, pero debido a la falta de recursos los organizadores tuvieron que desistir, si bien desde Benamahoma se envió una carta de adhesión al régimen con un pliego de firmas de vecinos.

Benamahoma: Entidad Local Menor.

El núcleo urbano de Benamahoma en 1928 constaba de 90 edificios de un piso y 200 de dos pisos. Tenía tres molinos harineros, dos batanes, un martinete y dos fábricas de sillas (Sillas y sillones de reconocida fama sobre todo los de nogal y cerezo, que fueron premiados en la Exposición Provincial celebrada en Jerez de la Frontera en 1925). Una fuente de riqueza en aquella época la constituía la caza de conejos; así, más de 250 piezas salían diariamente hacia el mercado de Sevilla. Estaba en construcción el primer tramo de la carretera de El Bosque a Grazalema, que llegaba hasta Benamahoma. En julio de ese año, tras acceder a la alcaldía de Grazalema el maestro nacional Alberto Durán Tejera, se llevaron a cabo una serie de trabajos de arreglo y embellecimiento de la localidad. Entre esos trabajos se encontraban el re empiedro de varias calles, la construcción de una tapia en el cementerio y el arreglo del puente que cruzaba el río Majaceite y que daba acceso a la parte baja del pueblo. A finales de ese mismo año se iniciaban las obras de un camino vecinal que debería unir la población con la carretera de El Bosque a Grazalema, que estaba en construcción (Las tempestades de aquel otoño de 1928 dañaron las huertas de la ribera del río Majaceite, dejando inservibles varios tramos de la carretera en construcción desde la localidad de El Bosque que dejaban incomunicada a la población de Benamahoma). En julio de 1930 la Diputación Provincial aprobó otro camino vecinal «que partiendo del Lagunar, en la carretera de El Bosque a Grazalema», llegara hasta Benamahoma.

Entre las reformas administrativas y políticas que emprendió el dictador fue de suma importancia para Benamahoma la aprobación el 8 de marzo de 1924 del Estatuto Municipal, elaborado por el director general de la Administración y posterior ministro de Hacienda José Calvo Sotelo. En dicho Estatuto Municipal las entidades locales menores fueron definidas como «pueblos agregados a un término municipal». Con ello se definía a los anejos, parroquias, lugares, aldeas, caseríos y poblados, que dentro de un municipio y constituyendo núcleo separado de edificaciones, formaban conjunto de personas y bienes, con derechos y deberes peculiares y colectivos, diferenciables de los generales del municipio. Para constituir una Entidad Local Menor era fundamental que el grupo de personas que habitaban el poblado, caserío, aldea, etc., tuvieran «derechos e intereses colectivos peculiares, diferenciables de los generales del municipio»; con ello se primaba a los núcleos que eran parroquia rural -caso de Benamahoma-, y que dicha entidad fuera solicitada por la mayoría de vecinos. Aclaraba que se consideraban parroquias rurales aquellas que no constituyeran «el casco urbano de la capitalidad del municipio respectivo (R.O. 30 de diciembre de 1924)» y añadía que «en estos casos la concesión [era] obligatoria para los Ayuntamientos de quien se solicit[as]e». El Ayuntamiento debía adoptar el acuerdo en el plazo máximo de dos meses a partir del ingreso de la petición en la Secretaría del Consistorio, «pues pasado ese plazo sin resolución se [entendería] concedida».

En mayo de 1929 la mayoría de los vecinos de Benamahoma (cabezas de familias) elevaron una instancia al Ayuntamiento de Grazalema en la que pedían que le fuese reconocida la Entidad Local Menor según determinaba «el Estatuto Municipal y Reglamento de Población y Términos» y poder «administrarse directamente mediante su junta Vecinal o Parroquial». Esgrimían como baza fundamental que Benamahoma formaba una parroquia rural de primera clase, titulada de San Antonio de Padua, desde el año 1891, una vez decretada, por el obispo de la Diócesis de Málaga Marcelo Spínola, la supresión de dicha parroquia como coadjutoría de la parroquia de Grazalema. Una vez constituida la Entidad el gobernador nombraría, «de entre los vecinos más capaces y solventes», las personas que debían integrar la Junta, en tanto no se celebrasen elecciones (R. O. de 2 de agosto de 1924). También se procedería a determinar los límites de su jurisdicción para lo cual deberían aplicarse las reglas que establecía la R. O. de 5 de abril de 1925, que en su parte dispositiva establecía que las Entidades constituidas a base de una parroquia rural, concejo abierto tradicional o antiguo municipio, tendrían de territorio el propio de la parroquia señalado por la demarcación eclesiástica –caso de Benamahoma-, el que corresponde a la jurisdicción del Concejo abierto o el primitivo término municipal del Ayuntamiento anexionado y si se trataba de núcleos urbanos o rurales inferiores a los señalados, ejercería la Junta jurisdicción en el casco del anejo, lugar, poblado, aldea o caserío y «terrenos que les circunden y que posean o cultiven los vecinos de la entidad, siempre que se pueda fácilmente establecer la línea divisoria entre esos terrenos y los que pertenezcan a los núcleos urbanos o rurales inmediatos». En otro caso el Ayuntamiento debía asignar a la Entidad el radio de acción territorial que fuese preciso para cumplir sus fines.

A primeros de junio les fue notificado a los vecinos de Benamahoma el acuerdo tomado por el Ayuntamiento de Grazalema en relación con la solicitud que se elevó para que le fuese reconocida la figura de Entidad Local Menor. La corporación grazalemeña acordó que se reconociera a Benamahoma como una Entidad Local Menor, representándose mediante su respectiva Junta Vecinal o Parroquial. Igualmente y con arreglo a lo dispuesto en la R. O. de 5 de abril de 1925 se estableció como territorio para Benamahoma el propio de la parroquia señalado por la demarcación eclesiástica. Tras este acuerdo se designó como primer presidente de la Junta Parroquial a Fernando Fernández del Castillo, jefe local de la U. P.

Artículo realizado por Jesús Román Román.

* Grupo de investigación “Sierra de Cádiz: Historia, Patrimonio y Cultura” (G151H34). Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Miembro de la Asociación Papeles de Historia.