¿QUIERES CONTACTAR CON NOSOTROS?
Información y Contacto:
MIL AÑOS DEL REINO DE GRANADA

Cuando un año más, y con los calores del estío, nuestro pueblo de Benamahoma celebra con todo júbilo, las Fiestas a su Santo Patrón San Antonio de Pádua, con las tradicionales Luchas de Moros y Cristianos. Volvemos a su vez , a rememorar la Historia; herencia cultural viva de nuestro rico pasado, del que como españoles y andaluces todos nos debemos de sentir orgullosos, y del que siempre quizás aún más en estos tiempos difíciles que vivimos debemos de aprender, conocer, y en nuestro caso, transmitir. Ni qué decir tiene, que para el pueblo de Benamahoma, estas Fiestas, en la que giran todo el año el pensamiento del huertero, y me atrevería a decir la misma forma de entender la vida misma, nos hace no sin responsabilidad ser difusores de este legado tan peculiar haciéndonos únicos en el marco occidental andaluz. Como si saliese de labios del profeta de la Biblia Miqueas, sobre las promesas de la salvación que salió de Belén, diría “ Pero Oh Tu Benamahoma.., la más pequeña de entre los granos que forman mi grana, serás Grande. Porque cada año, en Agosto, y en el día a día de sus entrañables gentes, mantendrás la llama viva, de aquellos pueblos y tiempos que han hecho Grande a Andalucía, en el contexto de España y para la Humanidad.” Es quizás el tiempo, en que Benamahoma empezó a existir, aquél que engrandeció aún más nuestra Historia, el periodo Andalusí.

Aquel tiempo con sus luces y sus sombras, su forzada o a veces mejor convivencia, sus luchas, amores, odios, vivieron las tres culturas de las que hoy somos sus frutos, la Judía, la Musulmana y la Cristiana. Me alegra haceros mención de que en la tumba del Rey Fernando III, el Santo de la Catedral de Sevilla, al que gustaba llamarse “rey de las tres culturas”, pueda leerse su epitafio en hebreo, árabe, latín y castellano. La Historia, es como un árbol, desde sus raíces a la hoja y el fruto de la rama más alta, por ello no podemos podar nuestras raíces, sin ella el árbol no daría fruto y lo más probable es que se secase. En el caso de Benamahoma, en el vivir de cada día y muy especial en sus Fiestas, volvemos a nuestras raíces, no por conservadurismo o quizás nostalgia del pasado, si no esperanzados en alcanzar frutos de progreso y futuro. En la variedad está la riqueza, y nuestra Tierra en su Historia la tuvo. Este año muy especialmente conmemoramos los mil años, de un Reino el de Granada, del que el grano más pequeño de su frontera de occidente fuimos. De ahí nuestro nombre árabe Benamahoma “la Casa de Muhammad”. Arquería que ya en aquellas fechas fuimos de la Cora de Tákurúnná (Ronda). Multitud de actos se celebrarán en la ciudad de la Al-Hambra, que hace poco se vio alterada, por el rodaje de la serie de TVE Isabel, que paradójica del destino narra la historia de los Reyes Católicos, los monarcas que con su conquista pusieron el fin de dicho Reino Musulmán. Llevo años revindicando, de que Benamahoma debe aprovechar tal conmemoración para que en la manera de lo posible realizar un viaje a Granada y en cierta manera rendir pleitesía y homenaje a aquellos Reyes, de los que en sus dias vasallos y arquería fuimos. Utilizando la voz del gran Don Antonio Gala, en sus apasionantes obras “El Manuscrito Carmesí o Granada de los Nazaries”, quisiera mostraros como Granada nos habla de si misma en el siguiente párrafo: “Cuando los que me ven hoy me llaman hermosa, yo sonrío. Quizás piensen que mi sonrisa es de envanecimiento; por el contrario, es de tristeza. Hace seiscientos o setecientos años si fui hermosa...” Aunque el origen de Granada como ciudad, se remonta a época antigua a tiempos de los Iberos y al decir verdad, me haría falta más espacio para poder mostraros un resumen de la grandeza que encierra esta hermosa ciudad, solamente os resumo en pocas palabras la conmemoración que desde este rinconcito de la Sierra Gaditana llamado Benamahoma queremos tener con el “Milenio del Reino de Granada”. Es por ello que paso a mencionaros, los nombres de esos Reyes Ziries y Nazaries, que aunque musulmanes tan españoles como nosotros fueron invitándoos a conocer su apasionante historia que bien haríamos en ir año tras año descubriendo por medio de algún articulo en este nuestro libreto de Feria.

A raíz del hundimiento del Califato de Córdoba hacia el año 1009, el territorio de Al-Andalus o la España Musulmana, se fragmenta en multitud de reinos o Taifas, en los que la Benamahoma de aquel entonces no fue ajena, pasando de diferentes manos, hasta pleno siglo XIII, tiempos de los Monarcas Castellanos Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio, en cuyo periodo se funda el Reino o Emirato Nazarí de Granada, al que Benamahoma pertenecía. Antes de ello tendríamos por ejemplo los Reyes Ziries, con la llegada en 1013, procedente del norte de África del beréber Zawi ben Zirí, fundador del Reino Taifa de Granada, al igual que la mayoría de la población de la Serranía Gaditana, como ocurrió con Benamahoma de ascendencia beréber.

Pasan los años y llegan también del Norte de África, la dominación de los almorávides, entre continuas luchas internas por todo el territorio de Al-Andalus. En 1146, también norteafricanos llegan los almohades, intentando poner fin a todas las luchas de Al-Andalus y a su vez frenar el avance de los Reinos Cristianos. Si la Batalla de Alarcos, fue la gran derrota cristiana a manos de los musulmanes, las Navas de Tolosa fue la gran derrota musulmana a manos de los cristianos, tras la cual, ya nada volvería a ser igual para el Islam español. Esta derrota, sucedida el 16 de Julio de 1212, festividad de Nuestra Patrona la Santísima Virgen del Carmen, hizo que se rompiera la unida alcanzada con los almohades de Al-Andalus, volviendo a dividirse en Taifas. Es aquí cuando pocos años después en 1232 entra en Granada por la Puerta de Elvira y para ocupar el Palacio de la Torre del Gallo del Viento, la antigua casa real del Albayzin, Mohamed ibn Yusuf ibn Nazar (o Nasr), llamado Alhamar (el Rojo), por ser pelirrojo, fundador de la Dinastía Nazarí del Reino de Granada.



Desde la Real y Nueva Población de Almajar y Prado del Rey, un Huertero de adopción: Justo Rodríguez Chacón.

Bibliografía:

Washington Irving, “Crónicas Moriscas: Leyendas de la Conquista de España”.
Juan Félix Bellido Bello, “Cartas a Nazhûm: Viaje a las Entrañas de Al-Andalus”.
José Manuel Toledo Jordán, “El Cádiz Andalusí”.